La seguridad informática o ciberseguridad son las medidas que hemos de tomar para proteger en la medida de lo posible el depósito o soporte informático donde guardamos nuestro bien más preciado: nuestra información. Esto abarca software y hardware. 

Estar prevenidos ante posibles ciberataques y ante cualquier amenaza es algo que va penetrando poco a poco en la cultura del siglo XXI. Algunos agentes, como las empresas han tomado cartas en el asunto antes que los individuos.  

Entidades bancarias y corporaciones transnacionales han sido víctimas repetidas veces de ataques a su sistema y, tras tomar conciencia de la importancia de la información que manejan y la exposición a ataques hostiles, han respondido reforzando sus sistemas de ciberseguridad.  

A los ciudadanos de a pie nos ha costado más tomar conciencia de lo jugosos que son para un hacker nuestros datos personales u otro tipo de información que utilizamos y gestionamos cada día. Pero hoy en día prácticamente toda la población debe interactuar con medios informáticos. Ya no se puede cerrar los ojos ante la realidad de que existen spyware, virus y otros elementos hostiles que nos pueden hacer caer en una ciberestafa o en un caso de phishing. 

 

Prevención efectiva contra posibles ataques 

La ciberseguridad se suele clasificar en procedimientos activos o pasivos. Los activos o preventivos son aquellos que impiden el acceso a la información mediante encriptación de esta, firewall, proxy y antivirus.  

Los procedimientos pasivos son los que nos ayudan a recuperar la información en caso de ataque como las copias de seguridad, sistemas de alimentación ininterrumpida y el almacenamiento en la red. 

 

Tipos de seguridad informática 

Existen tres tipos de seguridad informática. Veamos de forma resumida cuales son:  

  1. Seguridad de Hardware: es la protección de la parte física de nuestro soporte informático. Para salvaguardarla utilizamos los SAI o Sistemas de Alimentación Ininterrumpida.  

Estos aparatos suministrarán energía durante un apagón eléctrico a nuestros dispositivos facilitando que se lleve a cabo la “secuencia de apagado” de forma normal. Un apagón que deje este proceso a mitad puede corromper nuestros archivos e incluso que nuestro ordenador no vuelva a encenderse. También utilizamos los cortafuegos o firewall que controlan la entrada y salida de tráfico no autorizado en nuestra red local.  

 

  1. Seguridad de Software: es la encargada de protegernos contra virus, ataques maliciosos etc. Aquí lo que se utilizan son los programas antivirus. En su interior tienen un listado de virus que se va actualizando periódicamente. El reto de cada antivirus está en detectar esos nuevos virus lo más rápidamente posible y deshabilitarlos por completo para que el sistema vuelva a la normalidad.  

 También existen programas específicos que nos protegen contra ataques de hackers que provocan desbordamiento de buffer. Este tipo de ataque se basa en el desbordamiento de la cantidad de bytes que deberían ocupar un determinado espacio en la memoria, pero ocupan otros lugares adyacentes sobrescribiendo su contenido original.   

 

  1. Seguridad de red. Este tipo de procedimientos son los que protegen la información que está accesible a través de la red de internet que impide el robo o modificación de dicha información. Esta son los datos bancarios, credenciales de acceso, imágenes, documentos etc. Para protegerlos contamos con firewall que actúan a distintos niveles, antivirus y antispyware.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    Si estos temas te quitan el sueño o crees que para tu casa o tu empresa necesitas más protección, no dudes en consultar a PC Clear tu socio en mantenimiento informático.