Si te has mudado de la oficina a casa y estás mezclando con mayor o menor éxito tu horario laboral con la logística familiar, esto te interesa.  

Vamos a repasar de manera resumida los puntos de la ley del Teletrabajo y ya te adelantamos algo: tu empresa se encarga de pagar el ordenador, los programas que utilices y de su mantenimiento y reparación.  

 

¿Qué dice la ley de Teletrabajo? 

Se considera teletrabajo como mínimo el 30% de la jornada realizada fuera de la oficina. Este porcentaje corresponde a un día y medio a la semana sobre un contrato de 40 horas y 5 días a la semana. 

En los contratos en prácticas la cosa cambia. Solo el 50% del horario podría ser desarrollado desde caso. El otro 50% debe ser obligatoriamente presencial. Pero esto sólo atañe a los puestos de formación.  

El teletrabajo es voluntario y así la empresa no puede obligar al trabajador a realizar su labor fuera de la oficina o desde casa. De la misma manera, los trabajadores no podemos reclamar como derecho el trabajar desde nuestro domicilio. 

El horario debe ser acordado por ambas partes. La empresa debe respetar los tiempos de descanso y disponibilidad. El trabajador por su parte atenderá al registro horario al que la ley le obliga, esto es, registro de las horas trabajadas y del principio y el fin de la jornada laboral. 

Los beneficios de este acuerdo son entre otros que trabajar en remoto no es causa de despido ni de perjuicio en el sueldo, horarios o formación. Pero quedará por escrito de forma detallada los equipos necesarios para trabajar desde casa, los gastos derivados de la actividad realizada, la distribución del horario, la duración de este y el plazo para ampliar o revertir la situación. 

El despido no será procedente por causas como la inadaptación del trabajador a los medios tecnológicos necesarios. Se deben poner a su disposición los medios necesarios por parte de la empresa tanto físicos como formativos para evitar problemas técnicos. 

 

 ¿Qué problemas puede acarrear la Ley de Teletrabajo? 

Tanto para el trabajador como para el empleado hay ciertos puntos a tener en cuenta. 

La vigilancia en el cumplimiento del horario la hará la empresa como estime oportuno. No debe violar la dignidad del trabajador pero en cualquier caso el control es mayor. 

Los riesgos laborales derivados de la actividad en el domicilio deben supervisarse por parte de la empresa. En este caso puede ser algo complicado por cuanto no todas las viviendas están preparadas para un óptimo desarrollo del trabajo en condiciones seguras. 

El teletrabajo nos puede aislar. Mucha gente prefiere trabajar en un entorno asociativo y colaborativo. No se trata de sentirse solo o acompañado. Más bien puede que para algunos suponga un problema. No poder trabajar simultáneamente con otros compañeros cuando ciertas tareas deben resolverse en equipo puede ser perjudicial para todas las partes.